miércoles, 15 de febrero de 2017

SIETE SANTOS FUNDADORES




En el siglo XIII  un grupo de siete jóvenes provenientes de la clase burguesa de la República de Florencia, decidieron abandonar sus riquezas para entregarse a Cristo, su Evangelio y a la Virgen María.

Este es el único caso en la historia de la Iglesia Católica en el que siete personas fundan una orden religiosa.

El día 15 de agosto de 1233 (fiesta de la Asunción de María) la Virgen se les apareció y les pidió que renunciaran al mundo y se dediquen exclusivamente a Dios.

Fue entonces que Buonfiglio dei Monaldi (Bonfilio), Giovanni di Buonagiunta (Bonayunta), Bartolomeo degli Amidei (Amadeo), Ricovero dei Lippi-Ugguccioni (Hugo), Benedetto dell’Antella (Maneto), Gherardino di Sostegno (Sosteño), y Alesio de Falconieri (Alejo), quienes por ese entonces conformaban una cofradía de laicos con el nombre de Laudenses, repartieron todo su dinero a los pobres y se retiraron al Monte Senario, cerca de Florencia, a rezar y a hacer penitencia. Allí construyeron una Iglesia y una ermita, en la que llevaron una vida austera.

En torno a 1245 los siete fundaron la orden religiosa de Siervos de María tras una nueva visión de la Virgen en la que les dijo que siguieran las reglas de San Agustín y les mostró un hábito negro, recomendándoles que lo llevasen en memoria de la Pasión de su Hijo.

La característica de esta congregación son la gran devoción a la Santísima Virgen que inspira toda la vida apostólica de sus miembros.

Los Siervos de María fueron reconocidos por la Santa Sede en el año 1304.

La memoria se conmemora el 17 de febrero en el que, según se dice, murió el último de sus miembros, San Alejo Falconieri, el año 1310. 

Para conocer más sobre este santo ingresa a:
https://www.aciprensa.com/santos/santo.php?id=48

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada